Google+ Followers

sábado, 6 de septiembre de 2014

Mi opinión – El teniente de San Porfirio, de Joel D. Hirst

   He de confesar que no suelo leer novelas con fondo político, puesto que lo que me apasiona son las aventuras, el misterio, el terror, la ciencia ficción, y dichas novelas no están entre mis preferidas. Pero nunca me niego a probar cosas nuevas. La Crónica de una Revolución Bolivariana me sonaba mucho a lo que estamos acostumbrados a ver en la televisión, y de nuevo me sorprendí al estar equivocado.

   Lejos de un contexto revolucionario o de un intento de adoctrinar, Joel D. Hirst nos presenta un paisaje de contrastes, ideologías, aventuras, desventuras y una telaraña de emociones encontradas que nos guían en la desconocida realidad de un país tan hermano nuestro, como sus gentes y sus costumbres. Me imaginé un lenguaje sureño, aderezado con los clichés propios de cada idioma, pero de nuevo comprobé que no era así. Los lectores más avezados disfrutarán con la escritura utilizada para relatar esta historia, y el resto… disfrutarán por igual. Al tratar las vidas de varios personajes la lectura se hace muy amena y fluida; terminando cada capítulo con la misma rapidez que se empieza otro. El conjunto de vivencias es el elemento que da ese toque homogéneo a esta gran novela, que aunque parezca complicada, es un trabajo de una sencillez compleja. Es decir: una maravilla para perderte en selvas, campamentos militares, zonas residenciales de Estados Unidos, oficinas con espías, subterráneos con interrogatorios clandestinos, masas manifestándose, y mucho… mucho más.

   Como de costumbre no desvelaré nada sobre la historia. Y para cerrar esta pequeña nota diré: Gracias a esta novela descubrí un punto de vista fresco, y juraría que imparcial, sobre un país en constante cambio que lucha, como todos nosotros, por un mañana mejor. Joel D. Hirst logra enredar una maravillosa historia con un desenlace perfecto, escrito de manera magistral y pintando unos escenarios espectaculares. ¿Qué más se puede pedir a una novela?


   
Alexander Copperwhite