Google+ Followers

domingo, 21 de diciembre de 2014

Mi opinión – Aceptamos lagarta como princesa de cuento, de Miriam Lavilla Muñoz

Bueno, bueno… De nuevo he aprendido que decir: de esta agua yo no beberé; es un tremendo error. Quiero dejar claro que no tengo ningún prejuicio sobre ningún género, sea este literario, musical, de cine o teatral. Pero está claro que cada uno tiene sus gustos y su peculiar manera de ver las cosas. Yo no suelo leer novela romántica, ni amorosa, ni de situación. He aquí la gran sorpresa para mí cuando me vi sin poder parar de leer esta novela. Miriam ha hilado una historia muy sencilla, que podría ocurrirle a cualquiera de nosotros. Es posible que no todo lo que aparece en ella, pero seré sincero y sí que me he visto en alguna que otra situación parecida.

Los diálogos son muy fluidos. Ahí reside la gran fuerza de esta historia. Con un toque juvenil que nos hará recordad nuestros años de instituto, de universitarios o de juerguistas empederni
dos, jejeje. El amor nace de la lujuria, o quizás la lujuria termina traduciéndose en amor. Es difícil escrutar los caminos que nos guían y nos conducen a lo que hoy somos, o lo que creemos que somos. Suena profundo, pero en realidad (y no es por ser negativo) la novela destila humor, gracia, situaciones diversas, aunque poca profundidad. Eso sí, en el momento de analizar la vida de su protagonista, una serie de emociones psicológicas ocuparán varios puntos de nuestro córtex cerebral y nos harán dudar de lo que realmente estamos leyendo. ¿Interesante verdad?

Normalmente cuento resquicios de la historia, sin demasiado detalles, para que los lectores puedan atar cabos e imaginarse si en realidad quieren adentrarse en ella o no. Pero en esta ocasión no pienso contar nada. ¿Por qué? Pues porque como la novela se lee rápido y no dejaréis de reíros y de identificaros con las situaciones y de pensar en qué ocurrirá a continuación… etc… etc… Sólo os digo que entréis en amazon, hagáis la descarga… y a disfrutar de una lectura diferente y muy entretenida. O al menos así fue para mí.


Alexander Copperwhite

lunes, 6 de octubre de 2014

Mi opinión – Todos los relojes rotos, de Ángel Delgado Rodriguez

Me había topado con este título en varias ocasiones, pero fue por pura casualidad que empecé a leerlo. Un día, mientras esperaba mi turno a ser atendido en el supermercado, decidí leer algo. Me apetecía leer un relato o dos, donde no perdiera el hilo y sin necesidad de continuar leyendo de seguido. Y encontré este título…

Lo primero que he de decir, es que están muy bien escritos y descritos. Creo que tratan de los buenos sentimientos y los malos hábitos; en casi todos he encontrado una denuncia social camuflada por personajes ficticios que viven en entornos mágicos, repletos de fantasía. Mi favorito es: El hombre de papel. La representación y el montaje del escenario, han sido completas, sencillas y sorprendentes. El lenguaje utilizado no es repetitivo, es culto sin ser pesado. Las historias son muy amenas de leer, y sin lugar a dudas el lector no evitará identificarse en alguna de ellas, o identificar a personajes pertenecientes a sus círculos sociales.

He de admitir que es inevitable descubrir emociones encontradas, que te harán reflexionar sobre muchos temas. ¿Quién eres? ¿Quién te rodea? ¿Cuáles son nuestros principios? ¿Cómo evoluciona la sociedad? ¿Cómo evolucionamos nosotros? Una lectura amena. Se lo recomiendo a todos aquellos que les gusta el realismo mágico… y a los demás, también.


Alexander Copperwhite

sábado, 6 de septiembre de 2014

Mi opinión – El teniente de San Porfirio, de Joel D. Hirst

   He de confesar que no suelo leer novelas con fondo político, puesto que lo que me apasiona son las aventuras, el misterio, el terror, la ciencia ficción, y dichas novelas no están entre mis preferidas. Pero nunca me niego a probar cosas nuevas. La Crónica de una Revolución Bolivariana me sonaba mucho a lo que estamos acostumbrados a ver en la televisión, y de nuevo me sorprendí al estar equivocado.

   Lejos de un contexto revolucionario o de un intento de adoctrinar, Joel D. Hirst nos presenta un paisaje de contrastes, ideologías, aventuras, desventuras y una telaraña de emociones encontradas que nos guían en la desconocida realidad de un país tan hermano nuestro, como sus gentes y sus costumbres. Me imaginé un lenguaje sureño, aderezado con los clichés propios de cada idioma, pero de nuevo comprobé que no era así. Los lectores más avezados disfrutarán con la escritura utilizada para relatar esta historia, y el resto… disfrutarán por igual. Al tratar las vidas de varios personajes la lectura se hace muy amena y fluida; terminando cada capítulo con la misma rapidez que se empieza otro. El conjunto de vivencias es el elemento que da ese toque homogéneo a esta gran novela, que aunque parezca complicada, es un trabajo de una sencillez compleja. Es decir: una maravilla para perderte en selvas, campamentos militares, zonas residenciales de Estados Unidos, oficinas con espías, subterráneos con interrogatorios clandestinos, masas manifestándose, y mucho… mucho más.

   Como de costumbre no desvelaré nada sobre la historia. Y para cerrar esta pequeña nota diré: Gracias a esta novela descubrí un punto de vista fresco, y juraría que imparcial, sobre un país en constante cambio que lucha, como todos nosotros, por un mañana mejor. Joel D. Hirst logra enredar una maravillosa historia con un desenlace perfecto, escrito de manera magistral y pintando unos escenarios espectaculares. ¿Qué más se puede pedir a una novela?


   
Alexander Copperwhite

domingo, 29 de junio de 2014

Mi opinión – Propiedad 57, de Oscar R.

Esta mañana me encontré con este título y lo añadí a la colección de uno de mis blogs, Gratis para Kindle (para que no se diga que no es fácil el acceso a la lectura, jejeje) y he de admitir que la portada me atrajo de tal manera que enseguida empecé a leerlo.
Se trata de una historia de terror, con tildes psicológicas y toques gore. Me recordó bastante a escenas de Resident Evil (videojuego llevado a la gran pantalla) y para ser sincero, no me ha decepcionado. Supongo que el autor es latinoamericano, por ciertas expresiones y giros de lenguaje que utiliza, y hasta resulta melódico cuando describe criaturas y situaciones. Me encantó. Mezcla el suspense con la profundidad de los propios pensamientos del protagonista, creando incisiones en la piel mental de un personaje que no se sabe que esperar. El final no me lo esperé hasta leer las últimas páginas. No es previsible, para nada. Al estar escrito en primera persona te mimetizas con el cazador que “es cazado”. Y si quieres saber a qué me refiero… sólo tienes que leer esta historia.

Alexander Copperwhite

martes, 17 de junio de 2014

Mi opinión – La leyenda del ladrón, de Juan Gómez Jurado

Hace tiempo, concretamente el abril pasado, en la feria del libro en Barcelona, tuve el placer de conocer al autor de esta novela y comentar durante un breve espacio de tiempo su opinión sobre la literatura, la escritura y los libros en general. Aprovechando la ocasión, cómo no, compré esta novela; a la que ahora comentaré con la brevedad y sencillez que suelo hacer en mis opiniones.

El protagonista de la historia es Sancho, un joven que sobrevive a una gran desgracia cuando era niño y que será azotado por el destino, deparándole momentos buenos y momentos malos. Todo lo que sucede a su alrededor contribuye para convertirse en el hombre que la Sevilla de la edad de oro necesita. Un héroe proveniente de la clase más humilde y castigada de la época. La gente con la que se cruza marcará su carácter y su conocimiento sobre diferentes “artes”. Como la de robar, manipular, mentir, combatir, etc… pero lo más importante de todo es el giro que da el autor a toda la historia, presentando una ciudad sumida en una desgracia, necesitada de un Robin Hood. O Roberto, como aparece aquí. ¿Confundidos? Cuando leáis la historia lo comprenderéis.

Existe un nexo entre la historia de la literatura universal y esta historia. No lo voy a contar, ya que sería una pena romper el encanto. La novela está escrita de una manera sencilla, accesible para todos los lectores, adornada con muchos matices, palabras y objetos de la época. Con ello, Juan Gómez Jurado nos vincula todavía más con aquella época, recordada por los nostálgicos, pero olvidada por el paso del tiempo (como es lo normal). Tempus fugit. Y no se puede remediar. Desde luego he conocido una Sevilla diferente, y cuando la visite de nuevo la miraré con otros ojos. Con los de Sancho, con los de Miguel, con los de William, o con los de algún otro protagonista. Sea como sea, la historia tiene un final de cine, y te arrancará una sonrisa fundida con un suspiro.


Alexander Copperwhite

jueves, 5 de junio de 2014

Mi opinión – Realidad aumentada, de Bruno Nievas

Hace poco releí la nueva versión de una novela que se había lanzado de manera gratuita hace casi cuatro años. Un poco antes de que yo comenzara mi andadura en este mundo tan fantástico y caótico, como es el de las letras. Lo cierto es que noté una gran mejoría en la estructura de la historia, tanto en los personajes como en los acontecimientos, aunque he de admitir que he añorado aquella primera versión con la que Bruno Nievas comenzó su viaje literario.
Para empezar, los personajes de la novela son muy cercanos, incluso tratándose de genios, magnates y gente fuera de lo común. La historia que les une es como: las de toda la vida, y transmiten sentimientos que todos conocemos. Sobre el escenario, ¿qué puedo comentar? He tenido la suerte de haber estado unas cuantas veces en Taberno, así que no me resultó nada difícil meterme en la historia y situarme. Con gran habilidad, el autor nos describe lugares, instalaciones, puertas ocultas e ingeniosos inventos que son imprescindibles en toda historia de ciencia ficción. ¿De qué hablo? De ordenadores imposibles, microchips fantásticos, cachivaches modernos y mucho más.
El final puedes llegar a querer creer habértelo imaginado, pero te aseguro que no es lo que parece, ni es lo que desearías que fuese. Es mucho mejor. Sólo quiero terminar esta pequeña nota con una escuálida frase: Después de leer esta novela, no volverás a percibir el mundo que te rodea… con los mismos ojos.


Alexander Copperwhite

lunes, 26 de mayo de 2014

Mi opinión – Gran Caverna, de José Enrique Serrano Espósito

Hacía tiempo que quería leer algo de este autor, tanto por sus llamativos títulos como por las críticas que ha recibido. Hasta que cayó en mis manos su novela: Gran Caverna. Lo cierto es que me sorprendió bastante. Su manera de narrar es sencilla (como a mí me gusta) y a la vez directa. Te mantiene atado a la historia sin permitir despistes o confusiones. No tardé ni dos tardes en leerlo.

La historia comienza con una oveja extraviada, que conduce al causal descubrimiento de una caverna en la cual el ser humano (y puede que otras cosas) han vivido desde tiempos inmemoriales. A partir de ahí, que cada uno se adentre por sí mismo. Yo sólo quiero terminar esta nota aclarando que nadie será capaz de predecir lo que ocurrirá en dicha caverna, ni de los personajes que terminarán implicándose. Acción, fantasía, misterio, objetos singulares e historias por descubrir. Una lectura muy “a lo Tolkien”, aunque no tiene nada que ver. ¿Confundidos? Pues a leer se ha dicho.


Alexander Copperwhite

martes, 20 de mayo de 2014

De todo un poco - Ladrones de ilusión o editoriales fantasma

Cada día recibo una importante cantidad de mensajes privados donde los autores recién sacados del horno sobre me preguntan sobre las editoriales y cómo publicar. Quienes me conocen, saben que siempre soy positivo, aunque detesto las mentiras; por ello cuento mis experiencias e intento dar pistas sobre qué haría yo en su lugar, porque en realidad ya estuve en su lugar. He pensado que no estaría mal escribir una breve descripción sobre el tema, sin entrar en detalles y sin dar nombres.

Para empezar, es cierto que cuando terminamos nuestro primer manuscrito, o al menos uno del que sentirnos orgullosos, enseguida nuestras manos empiezan a arder y queremos compartirlo con el mundo. Una noble intención, sin lugar a dudas, pero no muy lejos de la verdad, el mundo exterior no siente esa misma ilusión. Esa es la trampa en la que caemos solitos. Y ese es el gancho que las editoriales fantasma (como yo las llamo) usan para hacerse con el dinero del ilusionado iluso. A mí también me ha pasado, no me voy a esconder. El mundo editorial está plagado de “fantasmas” que sólo venden fantasías, sin haberse leído la tuya… claro está. Y es en este punto cuando voy a dar tres consejos que sigo a rajatabla.

1º. Nunca hacer una coedición. Es mejor una autoedición, donde vas a una imprenta, te asesoran profesionales, te dan un plazo de tiempo, te fijan un precio muy ajustado (ahí toca negociar) y al final tienes en tus manos tu obra.

Muchos pensarán que no tener el apoyo de un sello editorial no es positivo, y es cierto. Pero es muy importante que ese sello editorial trabaje contigo en tu obra, para que al final sea también de ellos y tu novela pasará a formar parte de su imagen comercial. Las editoriales fantasma reciben tu manuscrito, lo maquetan (de cualquier manera), le estampan una portada (la que tú has descrito porque no saben de qué va el libro) y te la venden a ti. Es decir. Compras a precio de comprador final tu propio libro, y lo tienes que promocionar, corregir (porque no lo han hecho), señalar los fallos de maquetación (porque les ha dado igual) distribuir (porque ellos no lo hacen) y hacerlo todo tú, por un precio desorbitado (porque también suelen ponerlo caro, puesto que lo compra el pobre autor y tienen la venta asegurada). Ahhh, ese precio te deja fuera de mercado… por cierto.

Y pregunto ¿prefieres autoeditar tu trabajo y tener un producto de calidad en tus manos, o lo que te he descrito? ¿Cuestión de prestigio? Sigo opinando que mejor solo que mal acompañado.

2º. Nunca has de subirte al carro del relato ganador. Por supuesto si se trata de una editorial conocida o de un premio de prestigio… adelante. Esos no te van a pedir pagar. El resto, a menos que te haga ilusión ver ese trabajo tuyo publicado y decidas hacerlo por gusto, sólo son triquiñuelas liosas para sacarte el dinero. ¡Repito! No digo que no lo hagas, sino que seas tú quien decida hacerlo sin ser engañado. Y esto como anécdota, una vez gané un concurso con un relato que jamás escribí ni mandé (obviamente) a ninguna parte. Con eso lo digo todo.

3º. Nunca compres publicidad de una editorial. Esta es una de las mejores formas de presentarte un producto. Muy profesional y comercial. No pagas la edición, sino la publicidad que viene a continuación. ¡Y REPITO! Cada uno ha de dedicarse a lo suyo. El editor edita, el escritor escribe, el publicista hace marketing, la imprenta imprime, el ilustrador ilustra… etc… Básicamente el resultado es muy parecido de la explicación que doy después del apartado 1º.

Existen editoriales que apuestan por jóvenes talentos y novedades. No os desesperéis y si escogéis hacer una coedición, al menos hay que ser consciente de lo que uno hace. Una amiga lo está pasando muy mal con este tema. Se siente estafada y no son días para tirar dinero. Las cosas no van bien. Para los más aventureros siempre está internet. Existe una infinidad de opciones como Amazon, Bubok, tus libros .com, etc… que te ofrecen una oportunidad de publicar en digital. No cuesta dinero, pero sí mucho trabajo abrirte camino. Y lo garantizo, es difícil pero se puede. Claro que se puede. ¿De verdad vencerán los obstáculos a tu ilusión? Bajo ningún concepto. Y dejad a los fantasmas que deambulen por las calles… hasta que desaparezcan.


Alexander Copperwhite

domingo, 27 de abril de 2014

Mi opinión – Maldito Chino, de Paco López Mengual

Cuando conocí en el programa de radio, El bancal de los artistas, a Paco López Mengual, he de admitir que no había leído nada suyo y eso que es prácticamente vecino mío. (En este mar de literatura, vivir en la localidad de al lado se puede considerar vecindad). Me sorprendí mucho con su sencillez al expresarse, con su cercanía y, sobre todo, por su afable manera de reiterar que era mercero y escritor, y no lo contrario. Dicho esto, no mentiré que el hecho de conocer autores personalmente no influye en mi opinión sobre sus obras, pero en esta ocasión no hubo necesidad de azucarar mis ideas, puesto que su novela “Maldito Chino” es genial.
Es increíble cómo se desarrolla una historia tan compleja, tan divertida y tan singular, a partir del simple hecho que supone la pérdida (robo, secuestro o extravío) de una mascota. Por supuesto todo dueño de su animal de compañía lo puede considerar hasta miembro de su familia; pero de ahí, a que se monte lo que ha tramado el autor en el libro (una verdadera revolución en la España actual) yo lo consideraría como un sobresaliente y divertidísimo disparate. Las peripecias de los personajes (que no sabría si calificar alguno de ellos como secundario) se entrelazan creando una red de situaciones, que conforme avanza la historia más interesante se hace.
Como el propio autor dice, encontraremos elementos de otras novelas (que no voy a mencionar) pero sí añadiré una nota a favor del maestro Ibáñez, que en mi modesta opinión sus ideas y su forma de ver el universo de una España más cotidiana y cómica, ha influenciado al escritor en su obra.
Risas, risas, y más risas. Intriga, situaciones tragicómicas, inimaginables e incluso rocambolescas. Una novela para los amantes del humor, la literatura cercana, que disponen del afán de divertirse y de sumarse junto a Beltrán en la búsqueda de su adorada mascota.


martes, 11 de febrero de 2014

De todo un poco – El poder de las redes sociales

Está claro que nuestra manera de comunicarnos ha cambiado de manera radical durante los últimos años. Pasamos de esperar en la orilla de la carretera durante un tiempo relativamente corto, después de quedar con el amigo a través del teléfono fijo, a conocer lo que hacen nuestros contactos a cualquier instante. ¿A que suena agobiante? Puede que así sea, pero la necesidad de controlar lo incontrolable no sólo llega a formar parte de nuestro día a día, sino que en ocasiones puede que nos obsesiones.

Las redes sociales es el punto de encuentro de millones de personas. ¿Qué por qué no cruzamos la calle para quedar con nuestros amigos en la cafetería de siempre? Y yo qué sé. Es más fácil, más cómodo y hasta es posible que nos sintamos más protegidos comunicarnos en la red. Pero ¿qué es esa red para muchos de nosotros? He conocido a muchos usuarios y cada uno tiene un punto de vista diferente, no necesariamente alejado de la idea general, pero diferente. Por ejemplo están quienes consideren su página, blog o cualquier otra cuenta una parte de su espacio personal. Ya sé que la palabra “personal” en un medio que ni siquiera podemos controlar (aunque eso sea lo que pensamos) puede sonar un tanto absurdo, pero eso es así para ello… y punto. Yo respeto a todo el mundo, aunque aquí nos encontramos con otro tipo de usuario; el criticón, alias friki aburrido, alias tocapelotas, alias h*** p*** y un sinfín de calificaciones que he encontrado sobre estos por las redes. Personalmente lo encuentro divertido, puesto que un poco sal en la ensalada siempre viene bien. También tenemos los halagadores, que siempre apoyan a todo el mundo, a los compartidores, que como dice la propia palabra, lo comparten todo, los chistosos, que les gustan muchos los chistes, sin olvida a los usuarios fantasma, que no es porque sean “fantasmas” sino porque aparecen cuando menos te lo esperas para después desaparecer durante un tiempo indefinido.

¿Qué cuál es el poder de las redes sociales? Pues yo creo que sencillamente han hecho desaparecer las barreras físicas (que no es poco), pero al final del día quienes han de rendir cuentas por su forma de ser, sus palabras y sus actuaciones, somos nosotros mismos. Así que recordemos… el poder de una herramienta es el uso que le damos. No lo que hacen los demás, la sociedad, los grupos, etc… sino cada uno como individuo. ¿Quieres poder? Mírate en un espejo y decide quién quieres ser.


domingo, 12 de enero de 2014

Mi opinión - La herencia de Jerusalén, de Josep Capsir

El transcurso de los años y la mano del hombre, ha transformado muchos hechos históricos en leyendas, o en falsas verdades. Esta clase de afirmación es una de las que más me gustan y que mejor definen la imaginación de nuestra especie. Los motivos principales que dieron inicio a este tipo de transformaciones es la avidez de poder de los más despiadados, los avariciosos y todos aquellos que en su momento temieron por perder su estatus. Incluso hoy en día es más fácil eliminar los competidores que mejorar.

Con esta pequeña introducción me atreveré a escribir unas pocas palabras sobre la novela de Josep Capsir, La herencia de Jerusalén, que es de uno de los géneros que más me apasionan. La búsqueda de una verdad universal, siempre es interesante y embriagadora. Y en esta novela nos adentramos en un mundo olvidado, o mejor dicho, envuelto por museos y objetos que casi nadie puede tocar. Todo lo que se narra en ella podría ser cierto. La pregunta ¿y por qué no? Aparece infinidad de veces en nuestras cabezas y hace que la historia sea muy interesante y fácil de seguir. Los personajes son muy buenos, muy pasionales y que en un momento dado (cuando menos te lo esperas) reaccionan de una manera muy “mediterránea”, con sus característicos movimientos bruscos de manos, subidas de tono y discusiones de corte irónico. La historia también tiene su toque romántico, o puede que lo haya entendido mal. O puede que lo exprese así para no dar demasiadas pistas y animar a los lectores que lo descubran pos sí mismos.

Para mi gusto a faltado algo de acción. No es que sea un elemento que estropee la novela, en absoluto, pero me da la impresión que la propia historia lo requería. Eso sí, los lugares, los hechos históricos, los objetos y los personajes están perfectamente documentados. Incluso nos podemos encontrar con alguna que otra imagen que nos ayuda a compartir la visión del autor.

Si te gustan las buenas historias, si dudas de todo lo que se te plantea como real, si te gusta viajar, descubrir, emocionarte, comprender y tocar lo intocable, esta es tu novela, porque en ella sentirás todo lo que te he descrito en la línea anterior… y mucho más.


martes, 7 de enero de 2014

De todo un poco – Publicar en Amazon y superar la barrera del euro

No han sido pocas las ocasiones que he leído “opiniones” de autores que manifiestan su descontento cuando los “lectores” no están dispuestos a pagar un euro (1 €) por su trabajo. Y es que no se trata del hecho de pagar esa insignificante cantidad, sino que el comprador crea que lo vale. Por supuesto cualquier esfuerzo merece ser recompensado, pero ¿cómo se mide el precio de ese esfuerzo? ¿En horas? Está claro que no es el caso. Un autor “novel”, no debe medir su esfuerzo en horas, sino en lectores. Hay que tener en cuenta que el “cliente” desconoce la cantidad de esfuerzo volcada en un proyecto, ni la calidad de este, y como existen alternativas (decenas de miles), el lector optará por una opción segura y gastará ese euro en un producto con garantía. No es algo personal, es lo que todos hacemos día a día en todas nuestras compras.

Amazon ha puesto a la disposición de los escritores una herramienta que se llama KDP y que te da la opción de crear promociones y así dar a conocer tu trabajo. ¿Regalar tu trabajo? No. Definitivamente no. Pero si no tienes dinero, medios, o suficientes conocimientos para acceder/utilizar/aprovecharte de los medios de comunicación, qué menos que hacerte publicidad con tu trabajo. Cuando “regalas” tu historia durante un período limitado de tiempo, lo que en realidad haces es “ganar” lectores. Sí, sí. Ganar lectores. Eso por supuesto si tu trabajo les gusta, que no quiere decir que sea bueno o malo, sino comercial o no. También se da el caso de que no haya sido dirigido al público adecuado… pero ese detalle no debe importar; hay que seguir ganando lectores. Y te garantizo que con el paso del tiempo, tus lectores (sí, sí… tus lectores) no se lo pensarán ni un segundo a la hora de pagar ese euro, e incluso más. Si empiezas en este mundillo aparentemente sencillo pero sumamente complicado, te recomiendo que te esfuerces en ganar lectores, y el resto llegará.


domingo, 5 de enero de 2014

Mi opinión – Bajo los tilos, de María José Moreno

Quisiera empezar esta nota aclarando que el género de esta novela no es el que yo leo habitualmente ni el que más me gusta. Dicho esto, he de destacar la gran dificultad que supone escribir una novela de corte cotidiano, y que la historia consiga atraerte, emocionarte, e incluso calarte. Contar las vivencias de una madre embarazada, que ha perdido a su madre, de muerte natural, pero en circunstancias que no son habituales para la familia, y que a partir de ese momento se dedica a indagar en el pasado de su ámbito familiar para descubrir quién era en realidad su madre, quién es su padre, y cuál es el gran secreto que ocultan, es una tarea sumamente complicada. Partiendo de la base que son sucesos que podría pasarle a cualquiera (he aquí la gran dificultad), María José consigue hilar una trama que te engancha, te emociona y te mantiene pegado a la tinta (en mi caso electrónica y pronto sobre papel) hasta que terminas y averiguas toda la verdad. ¿No me creéis? Leed la novela.

La prosa es muy buena. No cansa, no es repetitiva y tampoco compleja. Para mí gusto es muy equilibrada, utilizando las expresiones exactas para describir un momento preciso y las emociones necesarias. Emociones. Muchas emociones. Son muy pocas las novelas de este género que han conseguido guiarme hasta el final de la historia. María José lo consigue. Está muy bien escrita, los personajes no se te hacen empalagosos (que suele ocurrir), el tiempo está muy bien distribuido entre acción (por así llamar la parte ágil de la novela) y diálogo; que al mezclarse te hacen situarte enseguida en escena.

Al final de la novela… lloré. No a borbotones pero se me escaparon algunas lágrimas. ¿Por qué? Leed la novela. Creo que la autora ha conseguido un final redondo, muy realista y positivo. Podría haber escogido un camino más cruel o más egoísta, pero yo prefiero esta clase de finales, donde todo cae por su propio peso y se pone en su sitio. Jejeje. ¿De qué hablo? Leed la novela. Y termino: Si la historia ha sido tan buena, que a un tipo como yo, que principalmente lee novelas de acción, terror y misterio, le ha encantado… seguro que a los seguidores del género les va a enganchar. Sólo hay que pasar la primera página y descubrir lo que se esconde “Bajo los tilos”.