Google+ Followers

domingo, 29 de junio de 2014

Mi opinión – Propiedad 57, de Oscar R.

Esta mañana me encontré con este título y lo añadí a la colección de uno de mis blogs, Gratis para Kindle (para que no se diga que no es fácil el acceso a la lectura, jejeje) y he de admitir que la portada me atrajo de tal manera que enseguida empecé a leerlo.
Se trata de una historia de terror, con tildes psicológicas y toques gore. Me recordó bastante a escenas de Resident Evil (videojuego llevado a la gran pantalla) y para ser sincero, no me ha decepcionado. Supongo que el autor es latinoamericano, por ciertas expresiones y giros de lenguaje que utiliza, y hasta resulta melódico cuando describe criaturas y situaciones. Me encantó. Mezcla el suspense con la profundidad de los propios pensamientos del protagonista, creando incisiones en la piel mental de un personaje que no se sabe que esperar. El final no me lo esperé hasta leer las últimas páginas. No es previsible, para nada. Al estar escrito en primera persona te mimetizas con el cazador que “es cazado”. Y si quieres saber a qué me refiero… sólo tienes que leer esta historia.

Alexander Copperwhite

martes, 17 de junio de 2014

Mi opinión – La leyenda del ladrón, de Juan Gómez Jurado

Hace tiempo, concretamente el abril pasado, en la feria del libro en Barcelona, tuve el placer de conocer al autor de esta novela y comentar durante un breve espacio de tiempo su opinión sobre la literatura, la escritura y los libros en general. Aprovechando la ocasión, cómo no, compré esta novela; a la que ahora comentaré con la brevedad y sencillez que suelo hacer en mis opiniones.

El protagonista de la historia es Sancho, un joven que sobrevive a una gran desgracia cuando era niño y que será azotado por el destino, deparándole momentos buenos y momentos malos. Todo lo que sucede a su alrededor contribuye para convertirse en el hombre que la Sevilla de la edad de oro necesita. Un héroe proveniente de la clase más humilde y castigada de la época. La gente con la que se cruza marcará su carácter y su conocimiento sobre diferentes “artes”. Como la de robar, manipular, mentir, combatir, etc… pero lo más importante de todo es el giro que da el autor a toda la historia, presentando una ciudad sumida en una desgracia, necesitada de un Robin Hood. O Roberto, como aparece aquí. ¿Confundidos? Cuando leáis la historia lo comprenderéis.

Existe un nexo entre la historia de la literatura universal y esta historia. No lo voy a contar, ya que sería una pena romper el encanto. La novela está escrita de una manera sencilla, accesible para todos los lectores, adornada con muchos matices, palabras y objetos de la época. Con ello, Juan Gómez Jurado nos vincula todavía más con aquella época, recordada por los nostálgicos, pero olvidada por el paso del tiempo (como es lo normal). Tempus fugit. Y no se puede remediar. Desde luego he conocido una Sevilla diferente, y cuando la visite de nuevo la miraré con otros ojos. Con los de Sancho, con los de Miguel, con los de William, o con los de algún otro protagonista. Sea como sea, la historia tiene un final de cine, y te arrancará una sonrisa fundida con un suspiro.


Alexander Copperwhite

jueves, 5 de junio de 2014

Mi opinión – Realidad aumentada, de Bruno Nievas

Hace poco releí la nueva versión de una novela que se había lanzado de manera gratuita hace casi cuatro años. Un poco antes de que yo comenzara mi andadura en este mundo tan fantástico y caótico, como es el de las letras. Lo cierto es que noté una gran mejoría en la estructura de la historia, tanto en los personajes como en los acontecimientos, aunque he de admitir que he añorado aquella primera versión con la que Bruno Nievas comenzó su viaje literario.
Para empezar, los personajes de la novela son muy cercanos, incluso tratándose de genios, magnates y gente fuera de lo común. La historia que les une es como: las de toda la vida, y transmiten sentimientos que todos conocemos. Sobre el escenario, ¿qué puedo comentar? He tenido la suerte de haber estado unas cuantas veces en Taberno, así que no me resultó nada difícil meterme en la historia y situarme. Con gran habilidad, el autor nos describe lugares, instalaciones, puertas ocultas e ingeniosos inventos que son imprescindibles en toda historia de ciencia ficción. ¿De qué hablo? De ordenadores imposibles, microchips fantásticos, cachivaches modernos y mucho más.
El final puedes llegar a querer creer habértelo imaginado, pero te aseguro que no es lo que parece, ni es lo que desearías que fuese. Es mucho mejor. Sólo quiero terminar esta pequeña nota con una escuálida frase: Después de leer esta novela, no volverás a percibir el mundo que te rodea… con los mismos ojos.


Alexander Copperwhite