Google+ Followers

domingo, 18 de noviembre de 2012

Noches de luz oscurecida


Bajo la ensangrentada mirada del dueño del tiempo, la presa jadeaba de cansancio y horror. Las voces de la noche susurraban su nombre, una y otra vez, sin que ella pudiera entender el idioma de las palabras que lo seguían.

- Emma, hapoter num samoit.

Tiritaba del dolor producido por la mordedura del ser maligno. Sus ojos se asemejaban a mil infiernos que pululan en los corazones de los desavenidos, sus orejas se estiraban malditas, como las de un animal casi extinto, sus pies, sus brazos, y lo poco que se distinguía del putrefacto cuerpo de ese ser, apestaba a migrañas de desastres inundados en ríos de sangre inocente.

Ella no era capaz de reaccionar. Por desgracia, se había paralizado y únicamente conseguía gritar histéricamente, sin conseguir nada con ello.

- Emma, faretem num samoit.

Esas palabras, esa frase que su significado se ocultaba en el pasar del tiempo y que nadie, excepto los malditos, podía comprender; invadía sus pensamientos y la atormentaba. Palabras de odio y sacrificio humano; palabras de desasosiego que conduce a la vida eterna; palabras de terror que se inyectaba directamente en las venas de las víctimas.

Emma moriría, pero no antes sin ser torturada.

El ulular de pensamientos adversos se mezclaba con el aullido de las bestias nocturnas que esperaban su pequeño pedacito de carne humana. Así se alimentaban los siervos de los vampiros; así sobrevivían en esta pestilente y mísera vida que les habían regalado. Animales peludos que caminan como hombres olvidados por Dios, y que se arrastran para complacer a sus amos provenientes del infierno.

Los dientes se le calvaban con más contundencia y a más profundidad, el sentir de sus músculos se entumecía y se desvanecía, como si se quedasen dormidos o si su cuerpo fuese descompuesto. La sangre caliente se derramaba por la comisura de la herida, que se parecía más a unos labios rotos que a una desgarrada parte del cuerpo humano.

- Emma, gume num samoit.

Ella por fin entendió las palabras. Por fin supo qué era lo que buscaba ese ser extraño y desfigurado, olvidado por los cielos y reclamado en el infierno. El vampiro quería su alma inmortal que fluía por su sangre. Y así, él viviría para siempre mientras ella estaría condenada a vagar sin alma entre el resto de los sacrificados. Sin penas, sin dolor… sin recuerdos. Olvidada por todos y para toda la eternidad.

 

Alexander Copperwhite

9 comentarios:

  1. Uy qué inquietante relato. Pero qué bueno.

    Me ha gustado muchísimo la forma de narrarlo y cómo acabas sintiéndote la víctima.

    Saludos Alexander.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario Yashira... :-) Es gratificante y anima mucho.

      Eliminar
  2. Mucha fuerza en el relato, impactante texto. Como siempre genial, ALEXANDER. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Auroratris, siempre es un placer tenerte cerca. :-)

      Eliminar
  3. Un placer leerte, Alexander. Impactante :o)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querido amigo. Siempre es un placer tenerte por aquí. :-)

      Eliminar
  4. que buen blog, te he conocido por el blog de Humberto Dib.
    Esta entrada Buenisima

    saludos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer Innombrable, aunque yo pienso que el blog es cada vez mejor gracias a vosotros... y vuestros comentarios. Un fuerte abrazo. :-)

      Eliminar
  5. Muy buena historia, me gusta mucho la manera que tenés de transmitir tus escritos.Saluditos:)

    ResponderEliminar