Google+ Followers

viernes, 10 de junio de 2011

Me aburro.

Quien de nosotros no ha exclamado en algún momento de su vida esta pobre frase. Quien de nosotros no ha soportado un momento de agonía vacía y sin sentido. Por qué no pensamos en nuestros antepasados que no disponían ni un minuto para aburrirse. Amanecía un lunes y al trabajo hasta la puesta del sol. Amanecía un viernes y seguían trabajando. Amanecía un fin de semana y nada cambiaba en sus rutinarias vidas. Estoy completamente seguro… no se aburrían.
Visto desde esa perspectiva a que os apetece disponer de más tiempo para aburriros. Tumbarse bajo un árbol y observar su follaje, patalear en la orilla de una piscina, pasear o simplemente pasar el rato en silencio junto a vuestros seres queridos. ¿A que aburrirse es algo maravilloso? Sin estrés ni preocupaciones… solo ¡Me aburro! ¿Qué hacemos? Mientras nos tomamos una refrescante cerveza bajo el caluroso sol de verano y la arena de la playa cosquillea nuestros pies.

Alexander Copperwhite

1 comentario:

  1. Desde luego, enfocándolo desde esa perspectiva ojalá nos aburriéramos eternamente.

    ResponderEliminar