Google+ Followers

miércoles, 1 de junio de 2016

Algunos trucos: Cómo escribir una buena historia

Desde el primer momento que nos enfrentamos al folio en blanco, comienzan a surgir una infinidad de preguntas y solemos carecer de respuestas. En esta ocasión, intentaré dar algunas pinceladas de lo que es para mí una buena historia, y los puntos clave para que sea bien recibida.

Empezamos…

Cada uno de nosotros tiene un estilo propio, al igual que una visión muy particular de las cosas y del trascurso de la vida. Ese punto personalizado, es nuestra mayor virtud, aunque también nuestro mayor enemigo. Y me explico. Cuando un escritor escribe para sí mismo, no es necesario preocuparse por casi nada, ya que quien de verdad lo hace de forma egoísta, no publicará nunca. Eso sí, siempre nos encontraremos con aquel escritor que ni lee, ni escribe para los demás, pero sí espera que le digan lo bueno que es y lo bien que lo hace. Todos quienes inician su andadura en la escritura, y pretenden compartir sus trabajos, han de pensar en el lector y adecuar el texto a las medidas del sector al que se dirige. Por supuesto, la máxima de uno ha de ser la de escribir algo que le gustaría leer, porque si no fuese así, menuda patata. Eso es lógico, aunque no todos comparten dicha evidencia. Recordad: Sed sinceros con vuestra mente, y esta no os traicionará.

Ya hemos tratado del marco general del escritor, y nos adentraremos en lo superficial de un texto. Lo primero, un protagonista (o varios) con los que el lector logre identificarse, u odiar, o amar. Dichos sentimientos crean una simbiosis con el lector que le hace querer continuar con el texto, o detestarlo. Dicho esto, recordad que no podéis agradar a todo el mundo, así que no os preocupéis en hacerlo. Quien haga tal cosa, lo único que escribirá es un cuento de mariposas, margaritas y unicornios, donde todo el mundo es feliz y nunca sucede nada. Aun así, habrá lectores que no les guste.
Personajes y cuentos de hadas aparte, luego toca centrarnos en los escenarios que elegiremos para nuestra historia. Han de ser fáciles de reconocer, de oler y de imaginar, de lo contrario el lector pasará de largo sin ubicarse. No pasa nada, existen obras de teatro que carecen de mobiliario, pero un buen fondo siempre da otro colorido a una función. Escoged vuestra prosa y sed fiel a ella, evitando ser mecánicos a la hora de escribir, o empalagosos, a menos que el momento lo requiera. Es muy importante encontrar un punto medio, ya que lo que es demasiado largo para unos, es excesivamente corto para otros. En el punto medio, habrá menos discordia.

Escenas. Hemos de crear tensión, intriga, amor, misterio y suspense. La mezcla del cóctel de siempre. Creedme, no vais a descubrir la pólvora, y menos con la ingente cantidad de novelas que son presentadas cada día, pero si sois capaces de crear una mixtura novedosa, quizás marquéis la diferencia.

Por último, y no por ello menos importante, es fundamental que la historia esté bien atada, sin lagunas entre párrafos y sin fallos en la estructura. Tomen nota de los personajes, y si al terminar la novela os dais cuenta de que os habéis olvidado de alguien, matadlo en algún capítulo. No pasa nada. Pero no lo dejéis por ahí colgando.



Con estos detallitos, tenéis la base para una historia que los lectores disfrutarán. El resto, depende por completo a vuestra imaginación y de las musas.


Alexander Copperwhite

3 comentarios:

  1. Me sirvió de mucha utilidad la publicación, en mi experiencia personal tengo textos muy gratificantes que los hice para mí y como dices poco lo entienden o lo leen y recientemente he trabajado con textos más amigables que ha tenido una aceptación importante. Pero como planteas, lo hice pensando en el lector. Recién publiqué uno y recibí más de 12,000 visitas en menos de 24 horas y eso para mí que aunque llevo 21 años escribiendo por placer... fue mucho. Ahora estoy moviéndome a una escritura híbrida; mitad para mí y mitad para el lector.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de oírlo. Creo que quienes escribimos tenemos mucho que aprender, y cada día hemos de sorprendernos de todo lo que nos rodea y adaptarnos a las circunstancias. :-) Un fuerte abrazo, estimado amigo.

      Eliminar
  2. Hola, Alexander. Me alegro mucho de que los futuros escritores cumplan mínimamente estas funciones, porque si no los pocos lectores que quedamos, que son cada vez menos porque todos son escritores, nos aburrimos de leer textos mal escritos y que no pretenden más que satisfacer el ego de sus autores.
    A mí me gusta y valoro mucho la imaginación y la originalidad, pero esto es un tema que está sobre-valorado, porque la realidad es que ya está todo inventado, pero no de la misma forma y siempre con un mínimo de cuidado sobre las normas de la gramática y la ortografía.
    Un saludo, amigo.

    ResponderEliminar