Google+ Followers

domingo, 17 de noviembre de 2013

Si no lo cuento, reviento – Un poco de tabaco y alcohol, por favor

Conforme la crisis coloca entre la espada y la pared a miles de españoles, aumentan los blancos audiovisuales expuestos a todo lo que la “caja tonta” les dispara. Recuerdo la mega campaña publicitaria que se hizo hace unos pocos años en contra de los anuncios de tabaco; y ahora también se está barajando una regulación de los anuncios sobre el alcohol. ¡Bien hecho! Referente al tabaco, el gobierno y los responsables alegaron que se trataba de un producto que perjudicaba seriamente la salud (¿Entonces por qué se vende? Pero este es otro tema a tratar), y creo que la mayoría de nosotros estamos totalmente de acuerdo con el hecho de que es nocivo y adictivo. Más tarde, cuando publicaron las estadísticas, presentaron que su campaña fue un éxito y la venta de tabaco había bajado un porcentaje considerable (y entonces subieron el impuesto). La salud es más importante que el dinero así que obviaremos este pequeño detalle.

Y ahora viene mi pregunta:

¿Cómo demonios es posible que en la televisión nos machaquen constantemente con el Poker, la ruleta, la fortuna, etc…? Me da la impresión de que, en plena crisis, puesto que no encuentran una forma nueva de viciar a los españoles, que mejor idea que la de convertirles en ludópatas. No quiero menospreciar la capacidad del individuo de poder autogestionarse y autocontrolarse, pero cuando veo que esos anuncios se multiplican, sólo puede significar que la “venta” es buena y hay que captar a más “clientes”. Resumiendo, inyectando más enfermedad en las venas de los neoludópatas, con el fin de remover la economía muerta gracias a las desgracias que se pueden cosechar con el juego. También me parece espantoso que estos anuncios estén encabezados por deportistas de élite y personajes importantes. A ver si lo entiendo, el mensaje es: Hagan deporte, no fumen, cuiden la salud, y a jugar la pobre nómina que es divertido. Para comer y eso (que no es importante) no te preocupes que… ¿Jugando ganas? ¿No hace falta porque estamos muy gordos? ¿El arroz blanco es barato? ¿Mañana será otro día?
No digo que se prohíba el juego, pero de tener salas de juego con acceso controlado, a que cualquiera (CUALQUIERA… séase menor, mayor, con trastornos o lo que sea) pueda jugarse su dinero sin tener consciencia de ello (e incluso dinero que no sea suyo) me parece un despropósito. La ludopatía es una enfermedad muy grave y ha destrozado a muchas familias. Regulamos la publicidad en ropa, comida basura, productos sostenibles, tabaco, alcohol, y todo lo que uno se pueda imaginar. Pero cuando se trata de exponer a los espectadores a una adicción que diezma ahorros… no sé, a mí me da mucho en qué pensar.
Juega, juega, juega, juega que es divertido; es lo que nos venden en la televisión durante horas y horas. Este es un mundo de locos, hemos perdido el norte y la caza del dinero es una obsesión. Mientras, la vida se nos escapa de las manos. Y para terminar: Señores responsables, hagan algo de una vez por todas, que por mucho dinero que ganéis no seréis capaces de llevaros ni un céntimo al otro mundo; y estoy convencido de que no merece la pena venderse por tan poco.




Alexander Copperwhite

4 comentarios:

  1. Una entrada para reflexionar. Es increíble que esto pase. Quiero pensar que hay más gente con cordura y que no se deja tentar con tanta información basura.
    En fin, una triste realidad...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Karina, y lo peor es que hay muchas familias que se arrastran, pero donde esté el dinero... no hay nada que hacer.

      Eliminar
  2. La "caja tonta" está para hacer más tonto al que la mira. Por suerte hace más de un año que no uso la "caja tonta" simplemente no existe en mi casa (si si, tranquilos, tengo una pero conectada al ordenador).
    Es el mejo remedio librarnos de ella, hay mucha publicidad que únicamente apunta a lavarnos la cabeza, ni más ni menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchas cosas de las que deberíamos prescindir, pero también hay otras que utilizándolas correctamente pueden ser positivas. Lo malo es que no sabemos, o no queremos hacerlo. Un abrazo. :-)

      Eliminar