Google+ Followers

lunes, 11 de noviembre de 2013

Mi opinión – El encantador de abejas, de Ramón Cerdá

En esta ocasión hablaré de dos cosas. La novela y su formato.

Empecemos por la novela: Tal y como nos avisa Ramón en la introducción de su novela, se trata de un experimento que básicamente se trata de escribir sin añadir muchos diálogos. Lo cierto es que lo consigue… y con creces. En esta ocasión nos presenta varios personajes en diferentes lugares y no sólo; también nos los ubica en distintas épocas. ¿Cuál es el objetivo? Pues tal y como explica el subtítulo, que aparece en la novela, se trata de desmigar la leyenda de Jack el destripador, o mejor dicho… acrecentarla.
Sin lugar a dudas cada párrafo te muestra como paso a paso los cabos sueltos se van atando, sin perder la morbosidad e intriga que despierta esta clase de novelas. He de hablar de forma genérica para no desvelar detalles, pero sí me permitiré a desvelar a los avezados lectores de Ramón, que Consuelo ¡VIVE! No es que haya muerto en las anteriores novelas, pero así es más emocionante. Así que, para ir terminando esta parte, DIGO: desde la Roma más salvaje de la antigüedad, hasta el Londres Victoriano (cómo no), y acercándonos a dos hermanas muy peculiares (dejando apartados otros personajes por descubrir que creo que ha de ser por los propios lectores), cuidado con Jack el destripador, porque podría ser cualquiera y aparecer en cualquier momento…

Ahora veamos el formato: Curioso, manejable, original y flexible. Es como tener un libro del habitual formato, aunque recortado. Ramón le ha puesto el nombre de Bbrick, pero yo lo llamo estuche de maquillaje, porque me recuerda mucho a ese objeto. No es machista ¡NO! Porque corriendo los tiempos que corren, los hombres también llevan de eso en sus carteras. Cavernícola YO, de momento no, pero supongo que todo se andará, ya que mi barba siempre requiere algún que otro retoque. Jejeje. Ahora sin bromas, creo que es un formato revolucionario y que el precio es muy accesible a pesar de la alta calidad. Puede que al principio parezca “raro”, pero lo mismo pasó con los e-readers hasta que nos acostumbramos a ellos. Este formato devuelve el culto al libro en papel y es de fácil lectura… Y muy asequible. Tanto me gustó que yo opté por él para una de mis ediciones. Aunque ya se sabe, para viajes los aviones (así cambio un poco la frase de los colores).



2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho esta reseña, porque deja ver lo suficiente para que te intereses por el libro y su original diseño.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Leí este libro y me gustó mucho. Una reseña que muestra lo más interesante de la historia. El formato me encanta, me pareció super práctico para leer y llevarlo en el bus y a todas partes en mi cartera.
    Felicidades a Ramón que ya lo he leído con anterioridad en "Tierra de libélulas" y me gustó mucho.
    Gracias por compartir tu reseña Alexander.

    ResponderEliminar