Google+ Followers

miércoles, 3 de agosto de 2011

Punto… y aparte

Un punto acaba una frase, o una reflexión pero no una historia. Ponemos los puntos sobre las “i” para matizar, amenazar, o para no desentonar y estropear la estética. Punto y coma denota pausa prolongada, que nos obliga a respirar profundamente, meditar sobre lo sucedido, y continuar intrigados. Aunque alguna vez nos la saltemos. Puntos suspensivos… que podemos decir de ellos… ¿confundidos?... puede ser, o simplemente no sabemos… hhmmm… como expresarlo… Y punto. ¿Por qué? Porque lo digo yo, y punto. ¿Y quien es “punto”? El amigo invisible, que indica que nos encontramos faltos de argumentos sólidos así que, le llamamos para que nos exima de responsabilidades. Punto también es un coche. No muy grande, pero bonito y muy útil. Y si llegados a este punto, no conseguimos relacionarlo todo… pues desde mi punto de vista… debemos volver a leer desde el punto de inicio.

Alexander Copperwhite

No hay comentarios:

Publicar un comentario