Google+ Followers

sábado, 21 de diciembre de 2013

De todo un poco – Hispacón XXXI

Hace mucho tiempo que soy gran fan de la famosa grase: sólo sé, que no sé nada; y una vez más así es como me sentí. Llevo merodeando en los ámbitos literarios desde hace unos pocos años, y aún no me había topado con una organización de este tipo, carácter, o como prefiráis llamarlo.

Hispacón es una convención de ciencia ficción y terror que se celebra a nivel nacional todos los años. Allí se citan autores, editores, ilustradores, diseñadores, actores, aficionados, lectores, amantes del género… y muchos más. Fue muy agradable conocer a aquellos que crearon los primeros foros donde los amantes de la ciencia ficción, que hasta ese momento se veían solos, y escuchar las anécdotas que rodearon sus vidas. Estamos hablando de hombres y mujeres (principalmente hombres) que se enfrentaron a su manera a la censura del régimen franquista, abriendo puertas a la imaginación, e incluso al destape (según comentaron algunos).

No diré que todo era maravilloso y magnífico, pero sí quiero destacar que no hay nada más importante que ver a los amigos juntarse, año tras año, deseosos por compartir sus vivencias y de esa forma instruir a las nuevas generaciones. Como apunte sólo diré que, en una ocasión, sentí que la ciencia ficción se había transformado en el ahora, y que los soñadores se toparon con la realidad, sin saber muy bien cómo encajarla.

El último día, que yo pensaba que no se me ofrecería mucho más, resultó ser aún mejor que el primero. Tuve una charla con un profesor sobre la ley de la relatividad de Einstein (al final de su conferencia en el paréntesis para las preguntas) que me resultó de lo más interesante, refrescante y divertida. Sí, sí… divertida. También me quedé asombrado del trabajo de un diseñador, ilustrador, mago de las artes modernas, y también escritor, cuando nos habló de su nuevo libro, aunque yo, maldito, me interesé más en las técnicas de diseño, maquetación y proyección, que me parecieron fascinantes. Su libro también, y cuando lo lance al mercado lo compraré para adentrarme en la mente del autor y descubrir su prosa.

Lamento no haber podido estar con todos los conferenciantes, ya que durante la Hispacón hubieron muchos encuentros y simultáneamente. Muy práctico para los eclécticos, y muy desafortunado para los curiosos. Pero por lo general dejé el evento con un buen sabor de boca, nuevos amigos, y nuevas ideas. El año que viene no sé si iré, pero si no pasa nada; nos veremos en la Hispacón XXXII.


No hay comentarios:

Publicar un comentario