Google+ Followers

domingo, 18 de septiembre de 2011

El cantar del tiempo

En cuanto las primeras gotas de lluvia alcanzan el suelo, el ciclo de la vida se reaviva. Los humedecidos bulbos se remueven lentamente, y crecen hasta convertirse en tulipanes, y narcisos, y jacintos, y lirios… Apartan la tierra lentamente mientras empujan su frágil cuerpo hacia la superficie. Las diminutas criaturas de antenas torcidas y articulados exoesqueletos, caminan por las hojas en busca de migas de ambrosia, y de néctar. Se alimentan de las diminutas cortezas y de los frutos secos de la naturaleza. A lo alto, las aves contemplan la creación, despreocupadas. Con su suave aleteo, su plumaje se curva hacia arriba y hacia abajo, y su pico rompe el viento. Cantan, se deslizan y se posan sobre las ramas de los árboles que a su vez, amortiguan su aterrizaje con un suave contoneo. El verde vegetal adorna en marrón de la tierra y se acentúa con el azul del cielo. Un pequeño riachuelo, desemboca en la pequeña cascada creada por los desprendimientos del tiempo. Gorgotea sin cesar, acompañando los gorjeos de un ruiseñor, el chirrido de una chicharra y el silbido del viento. Un boquete en uno de los troncos da cobijo un nido hecho con ramitas de sauce, en otro rincón, una liebre asoma la cabeza desde su madriguera, las mariposas revolotean a su antojo y las abejas recolectan los ingredientes necesarios para elaborar la miel primaveral. Tras el susurro de las hojas verdes y frondosas de un olivo centenario, se esconde una cría de ciervo que se esfuerza en dar sus primeros pasos. Y cuando da unos traspiés, la naturaleza lo tranquiliza y lo anima a volver a levantarse. Los mojados tréboles que brotan cerca de la cascada, se inclinan al cargarse de agua y cuando por fin la sueltan, regresan a erguirse como al principio, y el agua vuelve a molestarles, y se vuelven a inclinar. Todo resulta armonioso, como una orquestra en una ensayada sinfonía. Y el tiempo se pausa para que seamos capaces de observarlo todo sin perder detalle. Lentamente.   


Alexander Copperwhite

No hay comentarios:

Publicar un comentario