Google+ Followers

jueves, 12 de mayo de 2016

El escritor envidioso

Quienes dedicamos parte de nuestro tiempo a hilar frases, para luego construir párrafos, y que terminen en novelas, siempre nos cruzamos con muchísimos compañeros de letras en nuestro viaje literario. Es posible que sean muchos más de los que en un principio imaginamos, pero lo único que importa es continuar y seguir escribiendo.

Eso sí, como todo en la vida, nos encontramos con buenas o malas personas, buenos o malos escritores, buenas o malas experiencias. Y entre todas esas posibilidades, es imposible no toparnos con «El escritor envidioso».

El escritor envidioso es aquel que te odia por lo que escribes, sea bueno o malo. Sé que suena extraño, pero este tipo de escritor, a veces ni se molesta en leer lo que has escrito, ya que en el momento de preguntarle los motivos por los cuales no le parece bien un trabajo tuyo, él responde con evasivas que harían reír hasta el más inocente de los jóvenes. Sus consejos son inconcusos, y su único objetivo es el de echar por tierra tu persona, más que tu trabajo.

Personalmente no he tenido muchas oportunidades de toparme con este tipo de escritor, ya que suelo tener como ventaja el haber leído a muchos escritores de mi entorno. Dicho conocimiento me otorga poderes «supranaturales», que les deja sin palabras a la hora de argumentar cualquier despropósito sobre mí. Así que ya sabéis. Para repeler al escritor envidioso hay que leer… y mucho. Lo intenté también vistiendo mi ropa interior por fuera, como Superman, pero no funcionó. De todos modos, cualquiera que lucha por escribir un texto atractivo, ha de leer a conciencia, con el fin de empaparse de las artes narratorias de otros compañeros.

Resumiendo, hay que evitar al escritor envidioso a toda costa. Siempre que la envidia sea malsana, porque he de admitir que yo también soy un escritor envidioso, pero en vez de criticar a los demás, me dedico a estudiarlos, para así lograr un nivel de calidad que se acerque a los textos que más me asombran. ¿Entendido? Ahora que disponéis de esta información útil, o inútil, está en vuestras manos elegir qué clase de envidiosos preferís ser. ¿De los que critican, o de los que son criticados?


Alexander Copperwhite


8 comentarios:

  1. La imitación es la mejor forma de adulación y la más clara.
    No me gusta el título unido a tu nombre porque, quitando a los que te conocemos, parece que tú eres el escritor envidioso "malsano".
    Pero comparto tu opinión.

    Un abrazo.
    PD. A mí no me gusta perder mi tiempo leyendo a malos escritores ni lo que publican, así que leo mucho pero en cuanto detecto que es malo, casi en el primer párrafo, ya no continúo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja. Eres irrepetible, queridísimo amigo Ricardo :-)

      Eliminar
  2. De los criticados siempre... besos envidiosos.

    ResponderEliminar
  3. Es difícil no encontrar en este mundo en el que vivimos, gente envidiosa y/o malintencionada. Siempre vamos a estar rodeados de ellos (as), sea de forma directa o virtual.... Así que, adelante, la vida continúa y hay que saber lidiar con ese mal..... Bendicionessss, amigs escritor....!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si no la encintramos, es porque no hemos vivido, jejejeje. Sabias palabras, querida amiga :-)

      Eliminar
  4. Creo que la envidia no es más que la propia inseguridad que nos hace mezquinos. Siempre la comparo con la gripe, intento vacunarme, pero siempre estás expuesto. De todas formas si te ataca hay que combatirla y esperar que se pase. Ya recobraras tu salud y volverás a ser feliz.
    P.D.:Me gusta tu estilo. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Muy buen consejo. He tenido la suerte de convivir con alguno/a de ellos. Yo les leo, les contesto en su blog, les doy a "me gusta" y creo que eso les molesta. Me encanta.

    ResponderEliminar