Google+ Followers

lunes, 18 de julio de 2011

Una de cuatro estaciones

El otoño nos enamora, el invierno enfría, e incita a enamorarse y rejuntarse, la primavera otorga esperanza y el verano… bueno… del verano mejor no hablemos ya que invoca todo lo demás, de mismo orden, viceversa, y entremezclado. Crecemos igual que la verdura o mejor dicho… nos crecemos. Tanto mustios y desanimados, como alegres y de nuevo aflorados. Y cuando nos resulta difícil levantar ese ánimo, arriba esa cervecita fría, que refresca el gaznate y disipa las ideas de mal pensar. Pizza otoñal, pasta primavera, cazuela invernal y mejunjes de verano. Elegid… y disfrutad… hay para todos.
Alexander Copperwhite

No hay comentarios:

Publicar un comentario